martes, 26 de julio de 2022

Noche de flamenco y música persa

Sábado 3 de septiembre, 21'30 h.




Encuentro entre el flamenco y la música persa bajo el cielo estrellado de la Aldea Puy de Cinca. 

Jorge Pardo (flauta travesera), Majid Javadi (setar, canto y daf), Homa Montero (baile), El Guille (cajón).

Jorge Pardo, Premio Nacional de las Músicas Actuales (2015), Mejor Músico Europeo de Jazz (2013). Saxofonista, flautista y compositor reconocido internacionalmente destaca por su estilo mestizo. Responsable de la vinculación de los vientos como la flauta travesera y el saxofón a la música flamenca, Pardo es un referente del género del Flamenco Jazz. Comparte escenario con importantes figuras del jazz internacional y ha participado en multitud de grabaciones. Ha colaborado con músicos como Paco de Lucía y Camarón, donde destaca su participación en la grabación del disco "La Leyenda del Tiempo". 

Majid Javadi, multinstrumentista de origen iraní, toca el setar, tambur, daf, tombak y ney. Ha colaborado con grandes músicos de la escena musical madrileña dirigiendo proyectos de fusión musical, principalmente con la música persa, el flamenco, el jazz y la música india. Junto a Jorge Pardo fusionan el repertorio clásico persa con el flamenco, tanto en teatros como en conciertos íntimos donde reinan la improvisación y la espontaneidad que dan lugar a un diálogo musical vivo y vibrante.

Homa Montero, bailaora de flamenco de origen madrileño formada desde la infancia junto a grandes maestros del baile de la capital. Homa baila desde la expresión cruda, desde el respeto a un lenguaje con largos años de historia, poniendo el baile al servicio del diálogo en vivo.

El Guille, cajonero de Cartagena residente en Madrid se aficiona al flamenco desde muy pequeño en el prestigioso festival murciano del Cante de las minas de la Unión. Lleva alrededor de 20 años como maestro de cajón flamenco en academias flamencas de la capital como la Fundación Conservatorio “Casa Patas” o el Centro madrileño de “Amor de Dios”. En paralelo a su actividad docente, El Guille es percusionista en tablaos y acompaña a guitarristas y cantaores de la ciudad. En Madrid, conoce a Majid Javadi, con el que ha tocado en varias ocasiones aportando matices flamencos a los ritmos de la música persa.


 

lunes, 9 de mayo de 2022

Aventura, circo y naturaleza en Aldea Puy de Cinca

COLONIAS 2022


AVENTURA, CIRCO Y NATURALEZA

Unas colonias para disfrutar de una convivencia en la naturaleza, aprendiendo mientras jugamos, respetándonos mientras nos conocemos y divirtiéndonos mientras nos cuidamos.

Talleres de circo

Juegos acuáticos

Escalada

Construimos una balsa

Excursiones

Cuidamos de los burros

Vivac bajo las estrellas

Construcción con barro

Plantas medicinales

Juegos nocturnos

Gimkana



Fechas: del 10 al 17 de julio

Edades: de 8 a 14 años

Alojamiento: Albergue Casa Salinas

Monitores: titulados, técnicos especialistas, socorrista, primeros auxilios 

Precio: 438 euros (incluye alojamiento, pensión completa, actividades. No incluye transporte, servicio opcional).

Descuentos: 5% empadronados en La Ribagorza, Sobrarbe, miembros de UAGA y hermanos (descuento no acumulable)

Colabora: Ayuntamiento de Secastilla




 




Horario general:

8’15 h. Despertar

8’45 h. Activación

9’00 h. Desayuno

9’45 h. Actividad

11’15 h. Descanso y fruta/almuerzo

11’30 h. Actividad

13’30 h. Descanso / tiempo libre con monitores

14’00 h. Comida

15’00 h. Descanso / tiempo libre con monitores

16’00 h. Actividad

17’30 h. Merienda

18’00 h. Actividad

19’30 h. Ducha / tiempo libre

20’30 h. Cena

21’30 h. Actividad nocturna

23’00 h. DurmiendO


Ayudas del Instituto Aragonés de la Juventud para jóvenes que han participado en actividades juveniles:

Ayudas-a-jovenes-que-han-participado-en-actividades-juveniles-de-tiempo-libre-en-el-ano-2022








jueves, 4 de noviembre de 2021

La huerta de Secastilla, caminando hacia la transición agroecológica

 

LABRANDO CON TIRO ANIMAL EN LA ALDEA DE PUY DE CINCA








  Los agricultores jóvenes “de herencia”

             No es, de ninguna manera, serio plantear un proceso de transición a la agroecología que no tenga como piezas clave a los jóvenes herederos de pequeñas haciendas agrícolas. Éstos son artífices y víctimas al mismo tiempo del último impulso de industrialización del campo. Artífices porque han puesto todas sus energías en la modernización de sus explotaciones invirtiendo mucho trabajo, audacia y dinero en un desarrollo que, aunque mejora los rendimientos inmediatos, les hace víctimas de un empobrecimiento de los suelos y presenta la explotación familiar como una movilización de capital hacia la necesidad creciente de los insumos, requiriendo un crecimiento exponencial y continuo para mantener el margen de beneficios.

             Estos agricultores comprenden perfectamente su situación y son conscientes de los peligros para la fertilidad del suelo de las prácticas culturales que se ven obligados a realizar para mantener rentables sus explotaciones. La política de precios, los canales de distribución de su producción y el acceso a los insumos necesarios, quedan completamente fuera de su control.

             La mayoría se sienten legítimamente orgullosos de haber sido capaces de adaptarse a los cambios que ha supuesto la industrialización del campo; pero se sienten impotentes para enfrentarse a las estrategias de la industria agroalimentaria actual. Unas personas que han demostrado su capacidad realizando la titánica transformación agrícola serían las más adecuadas para emprender una nueva revolución de las técnicas culturales hacia la agroecología.

             Generalmente los agricultores de herencia siguen haciendo huertos para el consumo familiar pero utilizan sistemáticamente los fitosanitarios, herbicidas y tratamientos de los suelos con maquinaria, incluso maquinaria pesada si el huerto lo permite. Se piensa en el huerto como un entretenimiento para jubilados y una pérdida de tiempo muy poco rentable para dedicarle cuidados, dado que los ingresos familiares no dependen de estos cultivos. No obstante muchos siguen haciendo conservas de tomate y utilizan el congelador como forma de gestionar el excedente.

             En  general se acepta que la tendencia hacia la producción ecológica es el futuro pero casi nadie conoce los planteamientos de la agroecología como ciencia agronómica y menos aún sus planteamientos sociales y políticos. El concepto de seguridad alimentaria está muy integrado pero la soberanía alimentaria no parece viable a medio plazo a ninguno de los entrevistados.

             Cualquier otra manera de cultivar, por necesaria que se vea para la sostenibilidad del agrosistema, sólo se contempla si permite mantener los márgenes de beneficio y en general, sin ayudas institucionales, prácticas más respetuosas con el medioambiente se observan con gran escepticismo.

             Preguntados por la posibilidad de convertir las huertas de Secastilla en un espacio de experimentación para la reducción de insumos y prácticas agroecológicas, están abiertos siempre que no represente una dedicación mucho mayor de lo que consideran un trabajo que no compensa económicamente.